¿Aceptamos el reto?

El reto

Sí, de eso se trata de aceptar un reto, un desafío, una prueba de nosotros mismos. Me pregunto ¿Estaremos preparados? He leído sobre el tema y me pareció interesante difundirlo. Luego cada quien tomará la decisión que desee. El reto consiste en pasar 21 días sin quejarse. Así de simple, suena, pero. . . ¿Es posible? Comentan que millones, creo que seis y medio, de personas en este Mundo, desde 2006 a la fecha, han cruzado la barrera de la queja y han tomado como bandera la de la gratitud. A la gran mayoría les ha llevado más de cinco meses alcanzar la meta. El plazo  fue establecido en 21 días, porque según su creador, científicamente se afirma que toma 21 días crear un hábito. 
Los humanos hemos desarrollado y perfeccionado la cultura de la queja. De todo, absolutamente de todo, nos quejamos. Quejándonos nos volvemos más sensibles a las enfermedades, nuestro humor cambia y nos transformamos en seres irritables, más intolerantes con nuestros pares y con la familia que tenemos, con el grupo en el que participamos, con la comunidad cercana (barrio, colonia), con la sociedad a la que pertenecemos y con el Mundo que formamos.

"Cuando criticamos, nos quejamos o juzgamos, estamos emitiendo una energía discordante. Esta energía, por la Ley de Atracción, será devuelta a nosotros pero multiplicada. Esto alimenta aquello de lo que nos quejamos y lo hacemos más grande" 



"Quejarse no debe confundirse con la crítica constructiva a través de la cual le haces saber a alguien que ha cometido un error o que tiene alguna deficiencia de modo tal que pueda mejorar.
Y abstenerse de quejarse no necesariamente significa soportar malas conductas o actitudes. No hay nada de malo en decirle al camarero que tu sopa está fría y que necesita ser calentada; si te ciñes a los hechos, que son siempre neutrales. -¿Cómo te atreves a darme la sopa fría? Eso es quejarse".


La historia
Millones de personas en todo el mundo han seguido el plan que Will Bowen , un plan basado en una sola premisa: si logras dejar de quejarte, tu vida se colmará de aspectos positivos. Desde su función de pastor dirigente de la Unidad de la Iglesia de Cristo, en Kansas (EEUU) a Will Bowen se le ocurrió crear, en julio de 2006, el "Reto de los 21 días" con el propósito de ayudar a los miembros de su comunidad a eliminar la cultura de la queja y sus efectos. Un domingo en su sermón matutino, invitó a toda su congregación a iniciar este reto de tres semanas para ver resultados. Tras el éxito obtenido y para llegar a más personas en todo el mundo lo editó en el libro "Un mundo sin quejas".

Su propuesta fue muy simple: “Te colocas una pulsera morada con la leyenda UN MUNDO SIN QUEJAS y lo mantienes durante 21 días sin emitir ningún tipo de queja o crítica”; así sea "me duele la cabeza" o "nada me está saliendo bien". 
"Si durante este periodo emites algún lamento, debes cambiar la pulsera de muñeca y volver a empezar"
Yo creo, como otros, que no hace falta ponerse una pulsera morada con el mensaje, podemos utilizar la que tenemos o inventar otra forma de darnos cuenta de la queja. Eso es lo verdaderamente importante: Aprender a darnos cuenta que nos quejamos y no culparnos por ello, sino reintentar la práctica.

La Propuesta 
Abandonar la queja y llenarse de gratitud.
Por eso mismo, debemos controlar nuestros pensamientos, debemos controlar a su Majestad, la Mente, y cada vez que nos descubramos en una expresión de queja, inmediatamente, expresamos nuestro agradecimiento de corazón, a la vida, al trabajo, a la salud... 
Una duda
Si pienso en mi interior una crítica o me surge una queja, pero no la digo: ¿vale?
Por suerte no cuenta, sólo las palabras que salen hacia afuera y son llevadas a confines extraños, como hojas al viento, ésas, sí valen. 
En nuestras manos está la decisión.  
Podría ser uno de los objetivos para el 2011.
 ¡Nos vemos en el otro lado!



ZM

Fuentes:
http://namastepublishing.com
http://wikipedia.org
http://www.portaldorado.com/




Las que gustaron

¡A preparar un Gatuzo!

El Che: Un niño que creció

Conociendo la Luna II

¿Hierba Luisa o Cedrón?

¿Quién fue Benazir Bhutto?