Consejos que curan

Si usted no se quiere enfermar
Acepte, por favor este regalo


Si no queremos enfermarnos, una forma de aprender a evitarlo, puede ser seguir los Consejos de quienes se ocupan del alma y del cuerpo de las personas. Un ejemplo totalizador, es el traído por este médico brasilero, el Dr. Draúzio Varella, quien muy clara y sencillamente, a través de sus recomendaciones para vivir mejor, nos muestra la real simpleza de la vida, aquélla que el hombre se ocupa constantemente en  complicar. . .

El Dr. Draúzio Varella, de origen gallego-portugués, pero de nacionalidad brasilera, es un reconocido médico oncólogo y también escritor, nacido en San Pablo en el año 1943. Estudió su carrera en la Facultad de Medicina en la Universidad de San Pablo, comenzando en los años 70 su especialización en enfermedades infecciosas, dirigiendo durante 2o años el servicio de inmunología en el área oncológica, en Hospitales de San pablo e Ipiranga. Enseñó en varias Facultades de Brasil y conferencias en el extranjero siempre sobreel tema de su especialidad (EE.UU;Japón;Suecia, etc) Y desarrolló trabajos de investigación sobre la prevalencia del HIV en la población carcelaria.


Llegó a hacerse famoso en su país, gracias a la difusión de diversos temas médicos desde los primeros auxilios, la gravidez, el tabaquismo, el alcoholismo, la obesidad hasta el transplante de órganos entre otros, a través de programas televisivos y radiales de renombre. Pero no sólo se ha destacado, Varella, como médico oncólogo, sino que aventurado en el mundo de la Literatura, ha publicado varias obras, algunas premiadas con importantes distinciones, tanto para adultos como para niños. Su primera publicación en el año 1999 fue dedicada a sus trabajos y experiencias con los presidiarios de Carandirú, llegando a convertirse en un Best-seller. (Traducción propia del portugués en apretada síntesis)
¡Lea estos sanos consejos!

Hable de sus sentimientos . . .
Tome decisiones . . .
Busque soluciones. . .
No viva de apariencias. . .
Acéptese. . .
Confíe. . .
No viva siempre triste. . .

Explicación de estas recomendaciones:

Hable de sus sentimientos . . .
Las emociones y sentimientos que son escondidos, reprimidos, terminan en enfermedades como:gastritis, úlcera, dolores musculares, dolor de columna.
Con el tiempo la represión de los sentimientos genera hasta el cáncer. Entonces vamos a sincerar, confidenciar, compartir, nuestra intimidad, nuestros secretos, nuestros errores. El diálogo, el hablar, la palabra es un poderoso remedio y una excelente terapia.

Tome decisiones. . .
La persona indecisa permanece en duda, en la ansiedad y en la angustia. La indecisión trae problemas, preocupaciones, agresiones. La historia humana es hecha de decisiones. Para decidir es preciso saber renunciar, saber perder ventajes y valores para ganar otros. Las personas indecisas son objeto de enfermedades nerviosas, gástricas y problemas de la piel.

Busque soluciones. . .
Las personas negativas no consiguen soluciones y aumentan los problemas. Prefieren la lamentación, la murmuración y el pesimismo.Mejor es encender un fósforo que lamentar la oscuridad.Una abeja es pequeña pero produce lo más dulce que existe.Somos lo que pensamos. El pensamiento negativo genera energía negativa y ésta, produce enfermedad.

No viva de apariencias. . .
Quien esconde la realidad, finge, hace poses, quiere siempre dar la impresión de estar bien, quiere mostrarse perfecto, bonachón,. . .Y no sabe que está acumulando toneladas de peso. Una estatua de bronce con pies de barro. Nada peor para la salud que vivir de apariencias y fachadas. Son personas con mucho barniz y poca raíz.Su detino es el hospital, la farmavcia, el dolor. . .

Acéptese. . .
La ausencia de autoestima, el rechazo propio hace que nos volvamos ajenos a nosotros. Ser uno mismo es el núcleo de una vida saludable. Quienes no se aceptan a si mismos, son envidiosos, celosos, imitadores, competitivos, destructivos

Confíe . . .
Quien no se comunica, no se abre, no se relaciona, no crea relaciones estables y profundas, no sabe hacer amistades verdaderas. Sin confianza, no hay relación. 
La desconfianza es falta de Fe en si mismo, en los otros y en Dios. 


No viva siempre triste . . .


El buen humor, la risa, el reposo, la alegría recuperan la salud y traen larga vida. La persona alegre tiene el don de alegrar el ambiente donde vive. El buen humor nos salva de las manos del doctor. La alegría es salud y terapia. 

¡Vale la pena reflexionar sobre estos sanos consejos! ¡Hagamos la prueba!

Fuente:http://reflexionesdiarias.wordpress.com/ Fuente:www.drauziovarella.com.br

Las que gustaron

Jin Ji Du Li :Lograr el equilibrio. . .

Tal vez no lo sepas

¡A preparar un Gatuzo!

¿Quién fue Malena?

¡Los guacamayos no se divorcian!