Una receta para deleitarse

En mi país se acostumbra a condimentar el asado es decir los cortes de carne que se asan a la parrilla, sobre el calor de las brasas, con el famoso “Chimichurri”. Como la Argentina es tan extensa, existen muchas variantes en su preparación y por lo tanto, siempre puede recrearse su sabor, con el toque personal de cada cocina. Además, esta exquisita salsa o menjunje, como decimos por estos lares, puede servirse para acompañar carnes cocidas al horno, frías o calientes.



He aquí tres formas de preparar el “Chimichurri”:
 I)
Ingredientes
§                  Salmuera de 1/2 litro de agua
§                  1/2 taza de sal gruesa
§                  3 cucharadas  de ají molido
§                  1 cucharada de orégano
§                  1 cabeza de ajo machacado
§                  6 hojas de laurel
§                  1/2 taza de vinagre
§                  3 cucharadas de aceite
- Preparación
Poner todos los ingredientes en una botella. Taparla con un corcho perforado y dejarla durante un día al sol, o en un lugar templado. Rociar los asados con chimichurri durante la cocción, o bien servirlo como salsa de acompañamiento.

II)
Ingredientes
§                  ½ taza de aceite neutro (de girasol)
§                  4 dientes de ajo finamente picados
§                  ½ taza de perejil picado fino
§                  2 cucharadas de sal gruesa
§                  1 cucharada de ají molido
§                  1 cucharadita de pimienta negra
- Preparación
Mezclar el ajo, perejil, sal gruesa, ají molido y pimienta, en un frasco de vidrio.
Si se va a utilizar y no se desea guardar el sobrante, agregarle un chorro de agua hirviendo, de lo contrario obviar este paso.
Incorporar el aceite, revolver bien y dejar reposar un rato para que tome sabor.

III)
Ingredientes
§                  ½ vaso de aceite para ensalada
§                  1 vaso de agua tibia4 dientes de ajo finamente picados
§                  1 vaso de vinagre o ½ vaso de vinagre y ½ de vino
§                  1 pimiento morrón chico, finamente picado
§                  1 tomate perita cortado en cubitos pequeños
§                  1 cebolla de verdeo cortada finita
§                  1 cucharada de perejil picado
§                  2 dientes de ajo finamente picados
§                  1 cucharadita de pimentón dulce o picante
§                  2 hojas de laurel picadas
§                  1 cucharadita de orégano
§                  Sal a gusto
 Preparación
Escoja una botella en donde puedan introducirse los ingredientes que van picados y solamente a mano, los líquidos, las especias y la sal. Deberá quedar algo saladito. Hacer macerar doce horas batiendo ocasionalmente el contenido. La botella se cierra con un corcho al cual se le han hecho dos ranuras para que salga la salsa. Las variaciones o sustituciones que se pueden introducir a esta receta dependen de las preferencias del asador por un ingrediente u otro.


Origen de la palabra “Chimichurri”

Según algunos, como el Chef argentino Pasqualino Marchese, la palabra “Chimichurri” no sería de origen pampa o querandí como se cree, sino que se trata de una españolización de la expresión inglesa “Give me the curry” utilizada por los colonizadores ingleses de principios del siglo XIX que exploraron la pampa y patagonia argentinas asentándose algunos de ellos allí. Hablaban inglés, estudiaban en inglés, se comunicaban casi solamente en inglés. Nuestro criollo o nativo tuvo que aprender así, algo de inglés si quería comer o trabajar. 


“Una de la salsa que las familias solían emplear para aderezar la carne ovina estaba compuesta, entre otros ingredientes, de Curry y decían a sus ayudantes sea en el campo, sea en familia:. Como siempre "el colonizado" deforma la lengua del conquistador... Gimi di curry a Chimichurri.”
“Cuando de hacer “Chimichurri” se trate, explica Cati Coba, deberemos remontarnos a la vieja Euskadi, que no de otro sitio hemos heredado el mejunje condimentero. El “tximitxurri” es un invento de los vascos que, trasladados al campo argentino, aderezaron nuestras carnes a su estilo, dejándonos, de regalo, su vocablo convertido en quechua a través de la entrañable “ch”.




Fuente: conocimiento gastronómico personal

Las que gustaron

¡A preparar un Gatuzo!

El Che: Un niño que creció

¿Quién fue Benazir Bhutto?

Volviendo a mi casa virtual

Conociendo la Luna II