Todos



Me han dicho que el Universo se está alineando, respondiendo a cambios que se avecinan. Que la Física Cuántica tiene respuestas a los mismos y, en consecuencia, que no deberíamos preocuparnos tanto, si nosotros modificáramos también nuestro pensamiento, nuestra forma de pensar y de ver la realidad. En suma, si tratáramos de ser mejores como especie. No entiendo mucho de Física Cuántica, pero he leído y he visto programas televisivos y filmaciones de estudiosos en distintas áreas de la Ciencia: Físicos, Teólogos, Médicos, Psiquiatras, Psicólogos, etc. que me han informado sobre la temática. Me ha gustado. Ha despertado mi interés porque apunta a una realidad distinta de la que estamos acostumbrados a ver y analizar, solamente la del afuera. El concepto es difícil de aprehender desde nuestra formación cultural occidental, pero no imposible. Nuestra Realidad está gestada por nuestro propio pensamiento y por la manera en que nos relacionamos con los otros seres. Aunque no seamos concientes, cada conducta que desarrollamos, cada acción que ejecutamos, es una propia elección. Todo, está en nuestras manos y SÍ debemos hacernos cargo de nuestra propia realidad, la de adentro y la de afuera, la que co-creamos con nuestros congéneres en la multiplicidad de relaciones que nos permiten interactuar con nuestro entorno. El mundo de hoy es violento, presenta abismales diferencias sociales, los cambios tecnológicos y los descubrimientos científicos viajan a velocidad de la luz, mientras nuestra mente se queda atrás y debemos hacer grandes esfuerzos por aspirar a que nuestros pensamientos “vean” apenas la punta del iceberg.Hace mucho tiempo ya, que observo cambios en el hombre y no son para nada positivos, todo lo contrario: autodestrucción por la droga, el juego, la automedicación o la bebida, inconsistencia familiar, abuso de menores, secuestro de mujeres jóvenes con fines de prostitución y rufianismo, pedofilia, familias ensambladas sin rumbo, desprecio por la vida del otro, violencia en distintos ámbitos, guerras indiscriminadas, atentados terroristas, desproporcionada competitividad en puestos de trabajo o de poder en general, corrupción a distintos niveles, irrespetuosidad por las Instituciones. En fin, la lista seguiría y pareciera que la degradación humana está llegando a tocar fondo. Esta situación debería hacernos reflexionar:

¿Debemos mirar hacia nuestro adentro para ser mejores y en consecuencia, según lo enunciado, mejorar el afuera?
¿Debemos escuchar nuestra propia sabiduría expresada en la intuición para elegir las opciones?
¿Debemos ser concientes que nuestro mundo exterior es el reflejo de nuestro mundo interior?
 Muchos: los sensei, los maestros, los estudiosos, aconsejan que debemos conocernos mejor y dedicarle un tiempo de nuestro día al silencio interior, a través de la meditación, o practicando yoga en cualquiera de sus ramas, sometiéndonos al restablecimiento de nuestra energía vital a través del Reiki o recibiendo los beneficios del EMF Balancing, complaciendo así el deseo de entender el Ser.¿En el entramado cósmico en que vivimos, no deberíamos los humanos comenzar a alinearnos también junto con el Universo, sintiéndonos, no los arrogantes dueños del mismo, sino partes del Todo? Así, si todos somos Todo, somos en consecuencia Naturaleza y como tal debemos amarla y amarnos a nosotros mismos, respetarla y respetarnos, plasmando una verdadera sociedad entre nuestra sabiduría interior y el campo de energía unificado del que formamos parte. Los interrogantes están planteados. Las respuestas nos corresponden desde cualquiera sea el lugar de nuestras creencias.


Las que gustaron

¡A preparar un Gatuzo!

El Che: Un niño que creció

¿Quién fue Benazir Bhutto?

El Che: Un hombre que fue niño

Volviendo a mi casa virtual