Nadie te hace nada


Dijo el Maestro*. . .



Nadie te hace nada, solo tú te tomas el problema del otro.

“Si alguien se acerca a ti con un regalo y tú no lo aceptas, ¿a quién pertenece el regalo?, preguntó el Maestro.
“A quién intentó regalarlo, contestó el discípulo”


Lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos. Cuando no son aceptados continúan perteneciendo a quien los cargaba consigo, dijo el Maestro.

*Un maestro espiritual tiene la capacidad de convocar e influenciar a sus seguidores, con el objetivo de compartir su percepción trascendente y de transmitir sus principios.

Alguna fuente:
http://filosofia.laguia2000.com/espiritualidad/maestros-espirituales

Te espero cada sábado


Las que gustaron

¡A preparar un Gatuzo!

¿Hierba Luisa o Cedrón?

El Che: Un niño que creció

Conociendo la Luna II

¿Quién fue Benazir Bhutto?