Investiguemos, informémonos, aprendamos, estudiemos, porque el conocimiento es la única herramienta que nos puede salvar

¿Podemos vivir 100 años?

Podemos ser nosotros los nuevos viejos, artífices y a su vez, protagonistas de este cambio, mientras nos mantengamos activos desde el cuerpo, la mente y el espíritu. De nosotros dependerá estar a la altura de este desafío para que a través de nuestras conductas, experiencias y condición saludable, seamos un aporte de sabiduría y no una carga para las generaciones por venir.


Busca en este Blog!

En noviembre:¡pescado!

En este mes, y respetando la campaña nacional impulsada fundamentalmente por la Fundación “Vida Silvestre” que propugna el consumo responsable, de la Merluza, es decir aquella que mida 25 cm o más pero nunca menos, una sencilla receta con pescado de mar: Un alimento muy saludable y al que los argentinos nos resistimos severamente porque hemos sido criados en la abundancia de la carne vacuna.

Mero argentino de aleta amarilla
Mi propuesta no es reemplazarla, pero sí alternarla con la introducción cada vez más programada del pescado, importante fuente de ácidos grasos Omega 3, nutriente muy necesarios para el equilibrio saludable de nuestro organismo.

Tamaño: La talla máxima se encuentra alrededor de 61 cm. 
Las tallas más frecuentes desembarcadas
 oscilan entre 35 y 45 cm

También, la campaña sugiere el consumo de otras especies alternativas a la Merluza como el Mero o el Gatuso.

Hoy: Última propuesta con Mero



Mero a la Donostiarra

Lo que lleva:
  • Mero  limpio: De 1,2 Kg
  • Sal gruesa: A gusto
  • Ajo: Un diente        
  • Aceite de oliva : 100 cc
  • Guindilla roja seca: Dos aros de 1cm de ancho
  • Vinagre de sidra o manzana: 1/2 cucharada
  • Perejil picado fresco: Una cucharada

Como se hace:
Salar el Mero, colocarlo dentro de una besuguera (puede reemplazarse por una grilla para pescados, colocando una fuente debajo, para recuperar el jugo que suelte el pescado) y asarlo sobre la parrilla, a fuego fuerte, unos minutos, hasta que se dore. Darlo vuelta con cuidado y cocinarlo unos minutos más (también se puede preparar en la parrilla o gril)
Aparte, pelar el ajo y cortarlo en láminas finas. En una sartén colocar el aceite de oliva, las láminas de ajo y los dos aros de guindilla. Cocinar unos minutos, hasta que el ajo se cocine, cuidando que no se queme. Si puede, lo ideal es recuperar la gelatina que haya soltado el pescado durante la cocción y sumarlo en la sartén del refrito, esta gelatina ayuda a ligar la preparación. Retirar del fuego y reservar en una fuente.
Un minuto antes de que el Mero esté del todo asado, sacarlo de la fuente, descabezarlo y abrirlo en forma de mariposa, retirando la espina central con mucho cuidado, con la ayuda de unas pinzas. Colocarlo sobre una fuente.
Volver a llevar el refrito a fuego fuerte, sumarle el vinagre y el perejil picado y cocinar 20 segundos más. Verter la preparación sobre el pescado, calentar y servir.
Por Mikel Farin

Nota publicada en Clarín (31/03/2010)

4 sabios comentarios:

La conexión es sabiduría. Gracias por conectarte!

Los años no vienen solos, por Zunilda Moreno. Con la tecnología de Blogger.

En el Universo de Google+

Tango

Tango
De la pintora argentina: Graciela Godoy

¿Sabías?

En el transcurso del siglo XXI, una cantidad inédita de personas extenderá su vida. Y no únicamente en los países desarrollados, como ocurrió hasta hace poco. La población de más de 85 años ya aumentó notablemente en América Latina, mientras que la población de más de 65 años viene creciendo a un ritmo del 2% anual, según (OPS).

(Organización Panamericana de la salud)




Mis amigos de Google+

Me acompaña de noche

Me acompaña de noche

14 de Diciembre

14 de Diciembre
Gracias Rebecca. Yo también soy Sagitario

El deber ser

«Que, puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”

(Constitución de la UNESCO)

Para pensar

Para pensar
Los errores no se niegan, se asumen. Los pecados no se juzgan, se perdonan. Y el amor no se grita, se demuestra.

El tiempo, hoy, nuestro amigo

El tiempo, hoy, nuestro amigo

Importante

“Envejecer es un fenómeno inexorable, pero tiene algo modificable: su ritmo”

Dr. Juan Hitzig

Médico gerontólogo argentino

Aquí estamos

¡Sigueme by Email!

El tiempo pasa, que no sea en vano

El tiempo pasa, que no sea en vano

Al amor


youtu.be/JNS9eKItlD0

Blog Archive