La "Coma"


Julio Cortázar escribía: "La coma, esa puerta giratoria del pensamiento"

(1. f. Signo ortográfico (,) que sirve para indicar la división de las frases o miembros más cortos de la oración o del período, y que también se emplea en aritmética para separar los enteros de las fracciones decimales. RAE)



A propósito de estos dichos del gran escritor*, "La Coma" puede cambiar una idea, un sentimiento, una fórmula, un proyecto, una autoría y miles de cosas más. El poder de la coma en nuestro idioma es inconmensurable.
Pongámosla a prueba en este texto:

Lee y analiza: 

"Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría en cuatro patas en su búsqueda".
Si el lector es mujer, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra mujer. 

"Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer, andaría en cuatro patas en su búsqueda". 
Si en cambio es varón, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra tiene.
"Si el hombre supiera realmente el valor que tiene, la mujer andaría en cuatro patas en su búsqueda". 
El cambio de perspectiva de la frase depende evidentemente de "una simple Coma"...


Breve Biografía del autor:
Julio Cortázar nació en Bruselas el 26 de Agosto de 1914, de padres argentinos. Llegó a la Argentina a los cuatro años. Paso la infancia en Bánfield, barrio de Buenos Aires, se graduó como maestro de escuela e inició estudios en la Universidad de Buenos Aires, los que debió abandonar por razones económicas. Trabajó en varios pueblos del interior del país. Enseño en la Universidad de Cuyo y renunció a su cargo por desavenencias con el peronismo. En 1951 se alejó de nuestro país y desde entonces trabajó como traductor independiente de la Unesco, en París, viajando constantemente dentro y fuera de Europa. En 1938 publicó, con el seudónimo Julio Denis, el librito de sonetos ("muy mallarmeanos", dijo después el mismo) Presencia. En 1949 aparece su obra dramática Los reyes. Apenas dos anos después, en 1951, publicaBestiario: ya surge el Cortázar deslumbrante por su fantasía y su revelación de mundos nuevos que irán enriqueciéndose en su obra futura: los inolvidables tomos de relatos, los libros que desbordan toda categoría genérica (poemas-cuentos-ensayos a la vez), las grandes novelas:
 Los premios (1960), Rayuela (1963), 62/Modelo para armar (1968), Libro de Manuel (1973). El refinamiento literario de Julio Cortázar, sus lecturas casi inabarcables, su incesante fervor por la causa social, hacen de él una figura de deslumbrante riqueza, constituída por pasiones a veces encontradas, pero siempre asumidas con él mismo, genuino ardor. Julio Cortazar murió en 1984 pero su paso por el mundo seguirá suscitando el fervor de quienes conocieron su vida y su obra.
Entre sus obras:



Las que gustaron

¡A preparar un Gatuzo!

¿Hierba Luisa o Cedrón?

Conociendo la Luna II

Una plaza mitológica

El Che: Un niño que creció