Una prenda . . .


En mi época infantil y luego juvenil, los soleros o soleras, como las llamábamos, invadían el vestuario de verano. Generalmente se llevaban cortos, a la rodilla. Esta temporada se han renovado y en un revuelo de de telas livianas de algodón, de múltiples motivos, colores y diseños, simples o adornados con hermosos pasacintas o puntillas inundaron las calles, las plazas y las playas de nuestro país en agobiantes jornadas estivales.
Bellos por natural creación humana, los soleros o soleras, dejan respirar la piel, afinan la silueta, dan un aire de romántica añoranza y embellecen a quienes los lucen.



Viva estampa
Soleros al tobillo, el chic informal llega a la arena
lanacion.com | Moda y belleza | Jueves 7 de enero de 2010




Las que gustaron

¡A preparar un Gatuzo!

El Che: Un niño que creció

¿Quién fue Benazir Bhutto?

Volviendo a mi casa virtual

Conociendo la Luna II