Investiguemos, informémonos, aprendamos, estudiemos, porque el conocimiento es la única herramienta que nos puede salvar

¿Podemos vivir 100 años?

Podemos ser nosotros los nuevos viejos, artífices y a su vez, protagonistas de este cambio, mientras nos mantengamos activos desde el cuerpo, la mente y el espíritu. De nosotros dependerá estar a la altura de este desafío para que a través de nuestras conductas, experiencias y condición saludable, seamos un aporte de sabiduría y no una carga para las generaciones por venir.


Busca en este Blog!

Desde el llano

Dedicado a todos quienes visitan este Blog que se identifiquen con el texto

Reflexiones del escritor y poeta argentino, Eduardo Albarracín

Aconcagua, Argentina, Cordillera de los Andes


El trabajo:


"Cuando lo conseguís*, es como hacer cumbre en una montaña. Desde allí te parece divisar el futuro con nitidez. A los 10 años de permanencia, es como hacer cumbre en la misma montaña por segunda vez. Plantás la bandera del escalador y mirás hacia atrás, orgulloso, midiendo el camino recorrido. A los 20 años de trabajo, es como hacer cumbre por tercera vez en la misma montaña, y comprobar que ya hay otras banderitas plantadas junto a la tuya y que, además, lucen nuevas. Detrás de ellas hay rostros desconocidos, pero igual o más audaces que vos. Ahora sentís cierto temor estar en esa cumbre, ahora sentís el frío y el panorama no se ve tan claro, hay bruma alrededor. A los 30 años de trabajo, sabés que la cumbre está ahí, que el camino sigue siendo el mismo, pero que quizá tu banderita ya no esté. Que el campamento base, tal vez, se haya corrido un poco más arriba y que se hayan descubierto otras alternativas de ascenso, más audaces, más exigentes. Entonces, por precaución, decidís quedarte abajo, donde el hospedaje y el abrigo son más seguros; total... ya llegaste y conocés con exactitud cada punto de la escalada. Hasta que alguien te dice: Tenés que dejar el lugar, porque una nueva comitiva de escaladores llegó para ascender a la montaña por la cara más riesgosa, donde las tormentas arrecian a cada instante y hay que tener otras capacidades, otros conocimientos. Ahora ya sabés que tu vida de escalador ha llegado definitivamente a su fin y que te tenés que retirar. Sin bandera, sin laureles y con una carga emocional que te impide ver más allá de la nariz. Ahora descubrís que el llano también tiene sus desafíos."

* Los verbos de este texto están conjugados en español argentino.

Actualización de un artículo originalmente publicado en el 2013.



El tiempo pasa, que no sea en vano

0 sabios comentarios:

Publicar un comentario

La conexión es sabiduría. Gracias por conectarte!

Los años no vienen solos, por Zunilda Moreno. Con la tecnología de Blogger.

En el Universo de Google+

Tango

Tango
De la pintora argentina: Graciela Godoy

¿Sabías?

En el transcurso del siglo XXI, una cantidad inédita de personas extenderá su vida. Y no únicamente en los países desarrollados, como ocurrió hasta hace poco. La población de más de 85 años ya aumentó notablemente en América Latina, mientras que la población de más de 65 años viene creciendo a un ritmo del 2% anual, según (OPS).

(Organización Panamericana de la salud)




Mis amigos de Google+

Me acompaña de noche

Me acompaña de noche

14 de Diciembre

14 de Diciembre
Gracias Rebecca. Yo también soy Sagitario

El deber ser

«Que, puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”

(Constitución de la UNESCO)

Para pensar

Para pensar
Los errores no se niegan, se asumen. Los pecados no se juzgan, se perdonan. Y el amor no se grita, se demuestra.

El tiempo, hoy, nuestro amigo

El tiempo, hoy, nuestro amigo

Importante

“Envejecer es un fenómeno inexorable, pero tiene algo modificable: su ritmo”

Dr. Juan Hitzig

Médico gerontólogo argentino

Aquí estamos

¡Sigueme by Email!

El tiempo pasa, que no sea en vano

El tiempo pasa, que no sea en vano

Al amor


youtu.be/JNS9eKItlD0

Blog Archive