Una herramienta. . .



A pesar de su antigua resistencia a una serie de prácticas alternativas de origen oriental que buscan obtener el bienestar del Ser humano, la Medicina Convencional, afortunadamente ha catapultado su aceptación científica en favor de varias técnicas de relajación que colaboran en la superación de muchas dolencias. Ha enviado su mensaje al Mundo, reconociendo el valor terapéutico de la Meditación, algo que parece tan sencillo como sentarse y permanecer tranquilo, tratando de poner la mente en blanco tras imaginarse una situación positiva, focalizándose en ella y sin embargo no lo es tanto, porque para llegar realmente a meditar, debemos recorrer un largo camino de entrenamiento. (Yo todavía ni comencé a transitarlo).
Los maestros budistas, nos enseñan que la Meditación es una herramienta de autoconocimiento y un antídoto contra todas las emociones negativas que de por sí son destructivas. Meditando, quedándonos unos minutos al día en una vuelta hacia nuestro interior, en silencio, iniciamos el camino hacia nuestro propio conocimiento. Allí encontraremos sin dudas, nuestra propia Sabiduría y enseñaremos a nuestra mente a manejarse mejor. Es difícil, en el Mundo que vivimos donde todo es movimiento y velocidad encontrar la calma, pero debemos intentarlo, desintoxicando nuestra mente y nuestra alma de pensamientos negativos, de odios, envidias y discriminaciones, que nos roban día a día nuestra Paz interior.
¡Vale la pena intentarlo!


Las que gustaron

¡A preparar un Gatuzo!

¿Hierba Luisa o Cedrón?

El Che: Un niño que creció

Conociendo la Luna II

¿Quién fue Benazir Bhutto?