9 de julio de 1816



En el Congreso celebrado en la ciudad de San Miguel del Tucumán se proclamó, con fecha 9 de julio de 1816, la existencia de una nueva Nación, libre e independiente, si bien habrían de pasar décadas para la verdadera organización nacional, la que recién logramos, al dictarse en 1853 la Constitución Nacional, Ley suprema que nos rige y nos encuadra en contexto legal, a la que debemos someternos si queremos seguir creciendo como país.



Casa histórica en San Miguel de Tucumán,
Provincia de Tucumán, donde se juró nuestra Independencia Nacional.

En época de las luchas por nuestra independencia nacional la geografía de nuestro país, lucía natural y agreste, sin los avances de una civilización actual.  Nada era fácil, ni tan accesible por entonces, y aquellos hombres que habrían de reunirse en San Miguel del Tucumán para acordar las bases de una nueva Nación tuvieron que recorrer grandes distancias, en medios de transporte sin comodidades y para nada rápidos.

En aquellos tiempos, los caminos eran angostos de tierra o ripio, oscuros, peligrosos y sólo transitados a caballo. 


Cuando las distancias eran largas, la gente común de entonces, viajaba en carretas tiradas por bueyes, y las clases de posición social superior, es decir: Comerciantes, militares, clérigos o licenciados, lo hacían en diligencias, sopandas o galeras.
Para el caso del Congreso de Tucumán (1816) los representantes que enviaban las provincias tuvieron que viajar muchas semanas, con lo cual llegaban cansados, sucios y muchas veces hambrientos, ya que las distancias a recorrer en tales medios de transporte eran inmensas y la población se concentraba en pueblos y ciudades importantes. No había gentes ni casas entre unas y otras y en muchos sectores, los dueños de la tierra, (aborígenes) se convertían en peligro para las caravanas.

Los medios de transporte de la Independencia

Para llegar al Congreso, los diputados tuvieron que recorrer largos caminos en galeras y sopandas. El viaje de Buenos Aires a Tucumán, por ejemplo, duraba entre 25 y 50 días. El mismo trayecto, en carreta, duraba el doble de tiempo.

La Galera
La galera fue el medio de transporte más rápido utilizado por los diputados para viajar a Tucumán. Hacía el camino de Buenos Aires a Tucumán en 25 ó 30 días. Transportaba hasta 10 pasajeros, pero no llevaba mercaderías. Tenía cuatro ruedas y era tirada por cuatro caballos que manejaba el postillón, sentado en el pescante. Estaba acolchada por dentro y tenía numerosos bolsillos para guardar los objetos personales de los viajeros.

Galera
La Sopanda
La Sopanda tenía suspensión, lograda por medio de correas de cuero que, como elásticos, amortiguaban los saltos del camino.

Maqueta de la sopanda del Gral. Manuel Belgrano, realizada por  Mariano Castro.

La Carreta
Las carretas, esos grandes carros de madera, transportaban mercaderías y pasajeros del interior a todas las ciudades, eran tiradas por una o más yuntas de bueyes y generalmente iban en caravana. Tardaban 40 ó 50 días en recorrer el trayecto entre Buenos Aires y Tucumán.

Tropa de carretas, acuarela de Juan León Pallière, 1858.

Fuentes

http://www.me.gov.ar/efeme/9dejulio/curiosidades.html
http://www.noticiasmercedinas.com/0703index.htm

http://escritorioalumnos.educ.ar/datos/tucuman-en-1816.html




Las que gustaron

Jin Ji Du Li :Lograr el equilibrio. . .

Tal vez no lo sepas

¡A preparar un Gatuzo!

¿Quién fue Malena?

¡Los guacamayos no se divorcian!