¿Podemos vivir 100 años?

Podemos ser nosotros los nuevos viejos, artífices y a su vez, protagonistas de este cambio, mientras nos mantengamos activos desde el cuerpo, la mente y el espíritu. De nosotros dependerá estar a la altura de este desafío para que a través de nuestras conductas, experiencias y condición saludable, seamos un aporte de sabiduría y no una carga para las generaciones por venir.


Busca en este Blog!

Una plaza libre

Plazas de mi país



Hoy, comenzamos a visitar las plazas argentinas que he tenido la suerte de conocer. En todas ellas, la impronta de la Identidad se percibe  con la primera mirada que la abarca.























Hoy,Plaza General San Martín, Puerto Libertad, Provincia de Misiones, República Argentina



En Puerto Libertad,  una pequeña población y puerto natural de la Provincia de Misiones, recostada sobre el imponente río Paraná, distante a sólo 25 km de las Cataratas del Iguazú, sin bajadas al río, con sólo una escalera que facilita llegar hasta las lanchas o descender de ellas, encontré esta hermosa y  amplia plaza.



Prolijamente diseñada y cuidada
Aceras amplias y embaldosadas, cetos muy verdes y
 artísticas farolas
Bancos de madera pintados de blanco, 
amplios espacios para recorrer 
Fuente de agua con una orquídea por surtidor
Flora autóctona para admirar y 
disfrutar su verde sombra

Tres próceres en su pedestal, engalanan esta plaza. El Gral. Don Manuel Belgrano a la izquierda, creador de nuestra bandera nacional y en el centro, el Gral  Don José de San Martín  Padre de la Patria. A su derecha Andresito, héroe local.
Andresito, un prócer que no se nombra 
ni se contempla en las currículas

Andrés Guacurari, fue un aborigen guaraní, criado en Santo Tomé, hoy Provincia de Corrientes, y nacido en Sao Borja, ciudad brasilera al otro lado del río Uruguay,  probablemente el 30 de noviembre de 1778. Fue educado por el sacerdote del pueblo. Su nombre, como él lo escribía es Andrés Guacurarí. Los luso-brasileños lo llamaban Artiguinhas. Fue más conocido como Andresito. Logró una cultura  bastante completa. Fue músico. Hablaba y escribía correctamente el  castellano, portugués y guaraní. José Artigas fue su padrino quien en 1811 lo adoptó. A partir de allí se lo conoce como Andrés Guacurarí y Artigas. Su participación histórica como militar se orientó hacia dos objetivos:
1 - La lucha contra las fuerzas extranjeras que invadieron el territorio misionero, es decir los portugueses del Brasil y los llamados bandeirantes y,
2 - La defensa de los principios federalistas sustentados por Artigas.
Fueron muchas las Campañas militares en las que intervino: La del río Paraná (contra la invasión Paraguaya- 1815). La del río Uruguay (contra los portugueses y brasileños- 1816). La Campaña de Corrientes en defensa del Federalismo (1818-1819)  y la Segunda Campaña del río Uruguay en contra de la invasión luso-brasileña en 1819.
En su última campaña militar, (1819) Andresito es sorprendido  por una patrulla brasileña que lo toma prisionero y lo lleva a la cárcel de Porto Alegre a pié, para recorrer unos 700 km, atado por el cuello con cueros que se iban secando en el camino. Después de soportar trabajos forzados y varios traslados a distintas cárceles, el español D. Francisco de Borja Magariños gestiona y obtiene su libertad, poniendo fin a su calvario en 1821. 
El 3 de julio de 1821 Andrés Guacurarí arribó a Montevideo y a partir de esa fecha se pierden sus rastros. No se sabe si murió en Montevideo, si volvió a Misiones, o si murió en el viaje.





Una plaza, un solaz para tu espíritu


0 sabios comentarios:

Publicar un comentario

La conexión es sabiduría. Gracias por conectarte!

Los años no vienen solos, por Zunilda Moreno. Con la tecnología de Blogger.

En el Universo de Google+

Tango

Tango
De la pintora argentina: Graciela Godoy

¿Sabías?

En el transcurso del siglo XXI, una cantidad inédita de personas extenderá su vida. Y no únicamente en los países desarrollados, como ocurrió hasta hace poco. La población de más de 85 años ya aumentó notablemente en América Latina, mientras que la población de más de 65 años viene creciendo a un ritmo del 2% anual, según (OPS).

(Organización Panamericana de la salud)




Mis amigos de Google+

Me acompaña de noche

Me acompaña de noche

14 de Diciembre

14 de Diciembre
Gracias Rebecca. Yo también soy Sagitario

El deber ser

«Que, puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”

(Constitución de la UNESCO)

Para pensar

Para pensar
Los errores no se niegan, se asumen. Los pecados no se juzgan, se perdonan. Y el amor no se grita, se demuestra.

El tiempo, hoy, nuestro amigo

El tiempo, hoy, nuestro amigo

Importante

“Envejecer es un fenómeno inexorable, pero tiene algo modificable: su ritmo”

Dr. Juan Hitzig

Médico gerontólogo argentino

Aquí estamos

¡Sigueme by Email!

El tiempo pasa, que no sea en vano

El tiempo pasa, que no sea en vano

Al amor


youtu.be/JNS9eKItlD0

Blog Archive