Las influencias de la luna (I)

                                            ¡Buenas noches!  

Hoy, es noche de luna llena



La Luna y su influencia en los cultivos


Si bien existen creencias dispares, lo cierto y reiterativo en el curso de la Historia es que desde la antigüedad y hasta el tiempo presente, los agricultores saben que la luna y sus distintas fases influyen en la circulación de la savia de las plantas, y más aún, confían en sus cambios para sembrar, recolectar, injertar y podar sus cultivos, así como los océanos tienen, merced a aquélla, su marea alta y su marea baja.


. . .En la agricultura ancestral, la observación del sol, la luna y otros astros eran prácticas habituales. Esta observación, junto con la experiencia, es el origen de la sabiduría popular trasmitida de generación en generación. . .


Sin embargo, hay quienes opinan que no es la luz de la luna la que afecta a los cultivos, sino más bien la distancia entre ella y nuestro planeta y, otros, no reconocen siquiera méritos a nuestro satélite.

También, se debe reconocer que. . .  en la práctica actual, esa creencia se ha ido perdiendo. La agricultura biodinámica trata de recobrar esta antigua conexión existente entre las energías del cielo y de la tierra. Para ello podemos encontrar en el mercado calendarios lunares biodinámicos que orientan sobre los mejores momentos para la realización de las diversas labores. . .


Claramente existe una vinculación entre las distintas lunas (nueva, creciente, llena, menguante) y la productividad y calidad de los cultivos, sea que la savia ascienda o descienda dentro de cada parte de la planta.





Se piensa que la luz proveniente de la luna, según la intensidad propia de cada fase, interviene en la germinación y crecimiento de las plantas.
La influencia de cada fase lunar en los cultivos es la siguiente:


Luna llena
En esta fase sigue aumentando la luz lunar, hay poco crecimiento de raíces, pero mucho crecimiento del follaje.

Cuarto menguante
En esta fase, la intensidad de los rayos lunares comienza a disminuir y se hace propicio el trasplante.
Se ha observado así, un crecimiento rápido y vigoroso de las raíces. Al existir poca cantidad de luz el crecimiento del follaje es lento, razón por la cual la planta puede emplear buena parte de su energía en el crecimiento de su sistema radicular. Con su raíz vigorosa y bien formada, la planta puede obtener nutrientes y agua suficientes para un crecimiento exitoso.
Luna nueva
En esta fase la intensidad de los rayos lunares continúan disminuyendo hasta niveles más bajos.
Resultado de imagen para luna nueva
En esta etapa hay un lento crecimiento del sistema radicular y del follaje. Al parecer este es un período de poco o muy poco crecimiento, como de reposo, en donde las plantas se pueden adaptar fácilmente al medio sin sufrir ningún daño.
Cuarto creciente
La disponibilidad de luz lunar va en aumento y las plantas tienen un crecimiento balanceado, en el que se favorece el crecimiento de follaje y raíz.

La luna y la huerta de la mano

Luna llena: en esta fase, la savia está en la parte aérea de la planta y es cuando se recomienda la cosecha de los frutos y el laboreo en la tierra.

Luna nueva: es un periodo de poco desarrollo de la planta, así como de descanso y reposo.

Luna creciente: en este periodo la savia se encuentra en la parte aérea de la planta, es un buen momento para trasplantar y podar.  Además se siembran cultivos de los que aprovechamos sus frutos.

Luna menguante: en este momento la savia está concentrada en las raíces, siendo propicias las podas e injertos. También esta fase favorece la siembra de hortalizas cuya parte subterránea es la que consumimos, remolachas, papas o patatas, zanahorias, camote o batata, radicheta.

Fuentes: 




¡Dulces sueños!



Te espero cada noche de luna llena

Las que gustaron

¡A preparar un Gatuzo!

¿Hierba Luisa o Cedrón?

Conociendo la Luna II

Una plaza mitológica

El Che: Un niño que creció