Observaciones sobre el vestido

He leído en revistas  especializadas que,  para parecer más delgada no es necesario recurrir al negro para nuestras prendas.
A tal difundido criterio sobre el vestido femenino, le replican los expertos, que existe una maravillosa gran cantidad de diseños que pueden adaptarse favorablemente al cuerpo femenino robusto o gordito.




Solamente tendríamos que considerar estos consejos:

 “La ropa de un único color unifica la silueta. Esto no significa que el tono escogido tenga que ser oscuro.”



“Los vestidos rectos hasta la rodilla pueden ser una buena opción”. . . Pero no deben ser muy ajustados a tal punto que resalten en vez de disimular la zona de la “cola”  y abdomen.



“Otra buena alternativa es inclinarse por aquellos vestidos que son ceñidos debajo del pecho y luego con un vuelo sutil”  Así, la figura femenina no se destacará en su parte más voluminosa.


Otro de los aspectos a considerar es el escote.
Los escotes en “V” favorecen a las bajas y a las gorditas, afinan la figura y dan profundidad. 



Las telas con caída son las mejores como la seda para el verano o la lanilla para el invierno.


A las más robustas NO no se les recomienda la lycra o el modal, por ejemplo.

Cuando  se tienen caderas anchas o con kilos de sobra  los especialistas aconsejan: “Se puede optar por un vestido que sea ajustado hasta la cintura y luego contenga varias capas que se abren. De este modo, el vuelo hará que pase desapercibida esta parte del cuerpo, brindando una buena imagen”






Un elemento muy importante que realza lo logrado con el vestido, es el calzado. Nos guste o no, los tacos altos, estilizan la figura, son elegantes y aumentan la altura en las mujeres bajas delgadas o no.









No necesariamente tienen que ser excesivamente altos, por lo menos para las que sobrellevamos peso y años. El taco chino mediano también es una buena opción.

















Si nuestros brazos no son lo delgados que deberían ser, debemos  elegir mangas amplias  o  telas con transparencias aplicables a ellos. 


Si se usan remeras sin mangas, deben cubrir muy bien la “gordurita” que suele asomar a la altura de las axilas. Es conveniente en estos casos, usar blusas o remeras con una pequeña manga o volado que roce el hombro.










Todo es posible, seamos jóvenes o mayores, para vestirnos cómodas y a la moda, tratando de disimular lo que creemos son defectos.


Actualización de un artículo originalmente publicado en el 2012.





El tiempo pasa, que no sea en vano


Entradas populares de este blog

¡A preparar un Gatuzo!

¿Quién fue Benazir Bhutto?

El Che: Un niño que creció