Investiguemos, informémonos, aprendamos, estudiemos, porque el conocimiento es la única herramienta que nos puede salvar

¿Podemos vivir 100 años?

Podemos ser nosotros los nuevos viejos, artífices y a su vez, protagonistas de este cambio, mientras nos mantengamos activos desde el cuerpo, la mente y el espíritu. De nosotros dependerá estar a la altura de este desafío para que a través de nuestras conductas, experiencias y condición saludable, seamos un aporte de sabiduría y no una carga para las generaciones por venir.


Busca en este Blog!

Soñar en un nuevo año

Agranda la puerta, Padre,
porque no puedo pasar;
la hiciste para los niños.
Yo he crecido, a mi pesar.
Si no me agrandas la puerta,
achícame, por piedad,
vuélveme a la edad bendita
en que vivir es soñar.


Miguel de Unamuno



Elevarnos, o lo que es lo mismo subir, crecer, bajar, en un ondular permanente de energías que no es otro que el movimiento de la vida, nos permite desarrollarnos como seres humanos, habitantes de este planeta. En ese desarrollo propio va implícito todo lo que podemos lograr en el diario devenir y los sueños no son cosa de niños o jóvenes, solamente. De ninguna manera. Pareciera que a medida que crecemos nos cuesta más tener Sueños, enfrentar la vida con optimismo, siendo positivos o tal vez suceda que, cuando llegamos a mayores ¿debemos dejar de soñar? Nadie nos ha impuesto tamaña actitud de vida, nadie puede gobernar nuestra Mente, si nos proponemos evitarlo. Somos nosotros mismos quienes hacemos nuestro camino, pero, debemos aprender a construirlo. Nos falta conocimiento. Nos falta combustible, Energía vital universal para vivir mejor. Nos faltan ilusiones y sueños que podamos crear con una forma de pensamiento positivo. El no ser negativos o lo que es lo mismo, el ser positivos es una actitud, que desde los físicos cuánticos, pasando por los médicos, psicólogos y psiquiatras, hasta los Maestros de las distintas religiones, Maestros espirituales, Sensei, Reikistas, Yoguis, Meditadores, resulta avalada y propuesta. En general cualquier persona que se detenga a pensar un momento en los resultados de tal postura frente al Mundo, verá que podemos soñar siendo positivos o dicho de otra manera, podemos a partir de hoy, agrandar la puerta solos volviéndonos optimistas y soñadores.

¡Agrandemos la Puerta entre todos!
¡Por Un feliz 2015!



En estas fiestas. . .

¡Por un Mundo Mejor!

A esta altura de la historia de la humanidad, yo creo que en todos los habitantes del planeta civilizado existe la aspiración de vivir un Mundo Mejor.
¿Qué mundo vamos a dejar para la descendencia que viene ya en camino y para la que vendrá?



La meta es inobjetable, pero qué significado tiene o debe tener para que contribuyamos a lograrla. Por cierto, si nos preguntaran ¿Qué queremos cambiar?, responderíamos: No deseamos más guerras, matanzas, secuestros, robos, enfermedades, hambre, miseria, abandono, prostitución, inseguridad, corrupción, impunidad, esclavitud, intervencionismo, instituciones débiles y colapsadas, inequidad en la distribución de las cargas y las riquezas, sin que la enumeración fuese taxativa. Por supuesto que sí. Eso es en gran parte lo que entendemos por un Mundo Mejor.
Pero, no podríamos pedir un mundo sin cataclismos, tsunamis, terremotos y otros desastres naturales. Sencillamente porque todavía continúan no dependiendo de la mente humana. No hemos encontrado aún la forma de detenerlos con nuestros pensamientos de Hoy, con nuestra capacidad humana restringida, con la información que no se atesora en Sabiduría. Estos fenómenos de la Naturaleza pertenecen al "afuera" de nuestro Ser.
Mientras tanto, deberíamos acostumbrarnos a pensar, sólo a manera enunciativa de una larga lista de ejemplos: En el respeto por el prójimo en su persona y en sus bienes, en el cumplimiento de las normas que nos rigen desde la ética a lo jurídico, en la tolerancia étnica, religiosa y de opinión, en la libertad de expresión, en la búsqueda del diálogo que lleva a la confrontación sana, en la mediación para resolver los conflictos personales y colectivos mediante acuerdos, en la valoración y cuidado del Medio Ambiente, porque así comenzaríamos a transformarnos desde “el adentro” para luego influir en “el afuera”, mejorando la calidad de la conducta ciudadana colectiva . Y a imagen y semejanza del ciclo de la vida, tendríamos que comenzar por la familia como primera responsable. ¿Qué clase de seres dejaremos para el Mundo del mañana?


El hombre como especie se está desarrollando, está comenzando a percibir signos indicadores de sus cambios, ahora puede mirar para “el adentro” y comprender que somos, co-creadores “del afuera”, es decir de ese Mundo que nos preocupa.
Comencemos a cambiar cada uno de nosotros, haciéndonos cargo de nuestra propia humanidad, busquemos esa especie mejor que podemos ser y veremos como cada uno, desde su lugar en la vida, podrá forjar un Mundo Mejor.
¡Celebremos que podamos darnos cuenta!


Alcemos las copas en estas fiestas,
¡Por una Humanidad mejor!
¡Por un Mundo mejor!

Pensamiento propio inspirado en algunas reflexiones de la Lic. Elizabeth Varga Ramírez, de Venezuela, en su antigua web: 
http://humanismonuevaconciencia.com
Hoy: https://es-es.facebook.com/...Elizabeth-Varga-Ramirez/21897684490707...

Investigadora Humanista y Especialista en el Lenguaje Corporal
de las Energías 

Tango


A mis amigos, compañeros, visitantes: Los invito a recorrer los recuerdos propios y ajenos en este: " Café La Humedad" 




En la voz del inolvidable Roberto Goyeneche: Tango contemporáneo, todo un clásico con letra de Cacho Castaña.

http://youtu.be/RxDbEewJ8lM


Promete cuidarte

Como comenté anteriormente, hace un tiempo que comencé a ver en la Red varias y distintas publicaciones sobre un texto atribuido al Dalai Lama.
Dicho texto se titula: “Los diez ladrones de tu energía” Decidí analizar estos consejos a la luz de sus varios comentaristas y de mi propio pensamiento.

Líder político y religioso del Tibet

Cumple tus promesas. Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio. 

Claro y contundente este consejo.

Éste, es el caso de esas situaciones que llenan nuestro día a día, en las que no nos animamos a decir No, entonces nos comprometemos con algo que no deseamos o no vamos a poder cumplir. El incumplimiento corroe nuestra energía y genera la culpa del incumplidor. Por eso nos sentimos mal y solemos no enfrentar el problema creado por nuestras propias razones: compromiso, temor a que te rechacen, cobardía y tantas otras como personas haya. 

A medida que pasa el tiempo, nuestra energía disminuye y la culpa y la preocupación aumentan.

Puede concluirse, que es conveniente para nuestra propia salud emocional y mental estar absolutamente convencidos de que podremos cumplir con aquello a lo que nos comprometemos a través de una promesa. Pensarlo dos veces no nos viene mal y si nos equivocamos una vez, tratemos de solucionarlo y repetir la acción. Recordemos que es de humanos tropezar dos veces con la misma piedra.




Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas.

Tal vez te resulte risueño este consejo. ¿A quién no le gusta hacer sólo las tareas preferidas? Claro, que hacer aquello que no nos gusta nos roba nuestra energía sin que nos demos cuenta, pero debemos reconocer que si bien no podemos librarnos muchas veces de la tarea fastidiosa, somos los suficientemente inteligentes, como para esquivarlas de vez en cuando y potenciar, las actividades que cumplimos con gusto y disciplina.

Podemos concluir que en lo posible no debemos hacer lo que no nos gusta, para no caer en el desánimo e indisciplina y en cambio, debemos dedicar más tiempo a hacer lo que nos gusta, todo equilibradamente, cosa que no es fácil.

Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad.

Da prioridad a tu salud, sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Tómate algunos descansos.

El ritmo de vida de los tiempos que vivimos no nos da tregua, y pocas veces hacemos un alto para recuperar la energía que se dispersa cuando no nos detenemos y nos exigimos al máximo. ¡Nuestra salud vale oro! ¡No dejemos que el exceso nos la robe!
Todo en su justo medio, como enseñaba Aristóteles. Tampoco debemos dejar de actuar cuando la ocasión se nos presenta y menos esquivar las responsabilidades diarias.

Si es que podemos elaborar una conclusión, ésta nos diría que deberíamos hacer un alto en el día a día para reacomodar nuestra energía vital, aunque se trate de pocos minutos. La pausa nos realimenta, nos coloca frente a la posibilidad de reflexión y contiene nuestras pasiones.  No es fácil. Pero podemos intentarlo.


Nuestra energía perdida

Hace un tiempo comencé a ver en la Red varias y distintas publicaciones sobre un texto atribuido al Dalai Lama.
Dicho texto se titula: “Los diez ladrones de tu energía” Decidí analizar estos consejos.





*Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un cubo para echar su basura, procura que no sea en tu mente. 
*Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria.

Éste, es el caso de ese tipo de personas que se caracterizan por dejarnos “sin fuerzas” luego de una plática con ellas. Efectivamente, nuestro organismo queda debilitado. Nos sentimos cansados, después de haber escuchado, sus quejas, sus descalificaciones, sus historias terribles en las que, generalmente vuelcan una dosis de resentimiento y envidia respecto de otros y especialmente de su propio interlocutor.   Se nos ha ido nuestra energía. Se les suele llamar “Vampiros de energía”.



A propósito de ello, sabemos que la energía, en realidad es una sola, pero con distintos niveles vibracionales, y tal es así que solemos decir: No, yo no funciono en tu misma frecuencia.
Así, la diferencia vibracional entre unos y otros, los distingue. Esta es la causa por la que, en algunos se dan buenas relaciones y en otros no, al igual que, unos se sienten atraídos y otros se repelen.




Puede concluirse, que es conveniente para nuestra propia salud emocional y mental apartarnos de estas personas o limitar nuestro contacto con ellas con delicada inteligencia.



*Paga tus cuentas a tiempo. A la vez cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle.

Dos posturas frente a la vida: La de la responsabilidad en la obligación de pago y la facultad de cobrar o no cobrar cuando tenemos un crédito.

¡Claro! que todos sabemos que pagar a tiempo es lo que corresponde y el hacerlo nos reconforta, nos quita una carga, dejamos atrás el estrés; pero, en los tiempos que corren, muchas veces no tenemos más remedio que extender los pagos, en cuyo caso correremos con las consecuencias. Deberemos soportar que nuestra energía se consuma en la culpa de estar atrasados.



En la segunda postura, también rapta nuestra energía la espera de aquello que nos corresponde y que no llega: ¡No nos pagan! Cuando se insiste en el cobro pero resulta imposible que nuestro deudor nos cumpla, en pos de nuestra salud, no nos quedará más alivio que perdonar la deuda y no tropezar otra vez con la misma piedra. También en este caso, nuestro organismo queda debilitado. Nos sentimos cansados. Se nos ha ido nuestra energía, ésa  de que estamos hechos y que resulta cada vez más difícil recuperar.




Puede concluirse, que es conveniente para nuestra propia salud emocional y mental cumplir con nuestras deudas y no amargarnos si no logramos cobrar a quienes nos deben, es mejor olvidar el tema, de lo contrario, se convertirá en un experimentado ladrón de nuestra energía.

Pensando en ti. . .

Naná Mouskouri, cantante griega,  dueña de una voz celestial, nacida en Creta, hoy con 78 años de vida, es una de las solistas más reconocidas, con mayores ventas de sus obras- más de 300 millones de copias- nos complace, cantando este tema en español.





http://youtu.be/BZFVFKQHqzw




Espiritualidad


Nuestra espiritualidad, ese hilo energético, que nos conecta con nosotros mismos, hacia nuestro interior y que, al mismo tiempo nos permite relacionarnos con otras personas, formando grupos que a su vez interactúan con otros semejantes, según sea el nivel de adaptación a los paradigmas que, mediante un sistema de creencias, rigen una comunidad y luego una sociedad, no es propiedad exclusiva del ser humano. Efectivamente, el espíritu, esa energía sutil, que no vemos, ni oímos, ni tocamos, es decir, imperceptible a los sentidos conocidos, trasciende nuestro Ser.
Por eso, si se considera al espíritu como una subjetividad que permite abrirse y relacionarse, eso significa que trasciende del ser, en definitiva es una relación de vida. Así, no podemos vivir solos, estamos condenados necesariamente a convivir. No podemos dejar de estar conectados.
Si llegamos a esta conclusión, debemos estar conscientes que, ese hilo invisible que nos liga con nosotros mismos, con otros y con nuestro entorno compuesto por una multiplicidad de relaciones que nos vinculan con cosas, con la Naturaleza, el Cosmos, el Universo infinito es, un Vínculo que está presente y que lo ha estado en cada etapa del complejo camino de la evolución. De allí que nada podamos hacer sin que de alguna manera repercuta en nuestras relaciones. El espíritu, vive y nos fuerza a con-vivir. Todo es Uno.

“No puede ser desconectado del proceso evolutivo. Pertenece al cuadro cosmológico. Es la expresión más alta de la vida, sustentada a su vez por el resto del universo.
La concepción contemporánea, fruto de la nueva cosmología, dice: el espíritu posee la misma antigüedad que el universo. Antes de estar en nosotros está en el cosmos. Espíritu es la capacidad de inter-relación que todas las cosas guardan entre sí. Forma urdimbres relacionales cada vez más complejas, generando unidades siempre más altas. Cuando los dos primeros “topquarks” comenzaron a relacionarse y a formar un campo relacional, allí estaba naciendo el espíritu. En cierto grado, todos los seres participan del espíritu. La diferencia entre el espíritu de la montaña y el del ser humano no es de principio sino de grado. El principio funciona en ambos, pero de forma diferente.”


http://wikipedia.org
Los años no vienen solos, por Zunilda Moreno. Con la tecnología de Blogger.

En el Universo de Google+

Tango

Tango
De la pintora argentina: Graciela Godoy

¿Sabías?

En el transcurso del siglo XXI, una cantidad inédita de personas extenderá su vida. Y no únicamente en los países desarrollados, como ocurrió hasta hace poco. La población de más de 85 años ya aumentó notablemente en América Latina, mientras que la población de más de 65 años viene creciendo a un ritmo del 2% anual, según (OPS).

(Organización Panamericana de la salud)




Mis amigos de Google+

Me acompaña de noche

Me acompaña de noche

14 de Diciembre

14 de Diciembre
Gracias Rebecca. Yo también soy Sagitario

El deber ser

«Que, puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz”

(Constitución de la UNESCO)

Para pensar

Para pensar
Los errores no se niegan, se asumen. Los pecados no se juzgan, se perdonan. Y el amor no se grita, se demuestra.

El tiempo, hoy, nuestro amigo

El tiempo, hoy, nuestro amigo

Importante

“Envejecer es un fenómeno inexorable, pero tiene algo modificable: su ritmo”

Dr. Juan Hitzig

Médico gerontólogo argentino

Aquí estamos

¡Sigueme by Email!

El tiempo pasa, que no sea en vano

El tiempo pasa, que no sea en vano

Al amor


youtu.be/JNS9eKItlD0

Blog Archive