Soñar en un nuevo año

Agranda la puerta, Padre,
porque no puedo pasar;
la hiciste para los niños.
Yo he crecido, a mi pesar.
Si no me agrandas la puerta,
achícame, por piedad,
vuélveme a la edad bendita
en que vivir es soñar.


Miguel de Unamuno



Elevarnos, o lo que es lo mismo subir, crecer, bajar, en un ondular permanente de energías que no es otro que el movimiento de la vida, nos permite desarrollarnos como seres humanos, habitantes de este planeta. En ese desarrollo propio va implícito todo lo que podemos lograr en el diario devenir y los sueños no son cosa de niños o jóvenes, solamente. De ninguna manera. Pareciera que a medida que crecemos nos cuesta más tener Sueños, enfrentar la vida con optimismo, siendo positivos o tal vez suceda que, cuando llegamos a mayores ¿debemos dejar de soñar? Nadie nos ha impuesto tamaña actitud de vida, nadie puede gobernar nuestra Mente, si nos proponemos evitarlo. Somos nosotros mismos quienes hacemos nuestro camino, pero, debemos aprender a construirlo. Nos falta conocimiento. Nos falta combustible, Energía vital universal para vivir mejor. Nos faltan ilusiones y sueños que podamos crear con una forma de pensamiento positivo. El no ser negativos o lo que es lo mismo, el ser positivos es una actitud, que desde los físicos cuánticos, pasando por los médicos, psicólogos y psiquiatras, hasta los Maestros de las distintas religiones, Maestros espirituales, Sensei, Reikistas, Yoguis, Meditadores, resulta avalada y propuesta. En general cualquier persona que se detenga a pensar un momento en los resultados de tal postura frente al Mundo, verá que podemos soñar siendo positivos o dicho de otra manera, podemos a partir de hoy, agrandar la puerta solos volviéndonos optimistas y soñadores.

¡Agrandemos la Puerta entre todos!
¡Por Un feliz 2015!



Las que gustaron

¡A preparar un Gatuzo!

¿Hierba Luisa o Cedrón?

El Che: Un niño que creció

Conociendo la Luna II

¿Quién fue Benazir Bhutto?