Asclepio: Dios de la Medicina








La Mitología griega o romana es el origen de diferentes expresiones, sean palabras o símbolos que acontecen a diario en distintas áreas de la actividad humana, sin que, al usarlas, nos detengamos a pensar en todo lo que existe detrás de ellas.
La Mitología nos enseña:
Relacionado con la Medicina

Asclepios o Asclepio  (Esculapio para los romanos),  Dios griego de la Medicina, cuyos atributos suelen representarse con una serpiente enrollada a un bastón, una corona de laureles, una cabra o un perro. El más común es el de la serpiente. El símbolo de la Medicina supone la serpiente, animal que, según los antiguos, vivía tanto sobre la tierra como en su interior. Asclepio tenía el don de la curación y conocía muy bien la vegetación y en particular las plantas medicinales.


Según cuenta la Mitología, Asclepio era hijo del Dios Apolo y de la mortal Coronis o Corónide, hija del rey de Tesalia. Existen varias versiones sobre el lugar y las circunstancias de su nacimiento. La más conocida, es la que ha llegado a través de las narraciones del poeta griego Píndaro (siglo VI a. C.), según quien. . . al saberse, Apolo, engañado por Coronis, manda a matar a la mortal, quien portaba un hijo suyo y,  antes que la pira funeraria la incinerase, hace extraer de su vientre a la criatura, quien sería  Asclepio.
Otra versión de los hechos cuenta que Apolo sedujo a Corónide, quien da a luz en secreto un niño, al pie de una montaña, en tierras de Epidauro. Corónide abandona a su hijo en el lugar y el pequeño logra sobrevivir gracias a la leche de una cabra del rebaño del pastor Arestanas y cuidado por su perro. Cuando Arestanas se entera del hecho queda admirado por una aureola que rodeaba al niño y pensando que era cosa de dioses no se atreve a tocarlo y lo deja librado a su destino.

 Relieve votivo por la curación de una pierna, con la inscripción: 
"Tiqué [dedicó esto] a Asclepio y a Higía en señal de agradecimiento". 
Mármol, hallado en 1828 en un santuario en la isla de Milos.

El Santuario de Asclepio en Epidauro cuyas ruinas datan aproximadamente del siglo IV a.C llegó a ser el centro terapéutico más grande de la antigüedad y en él se desarrolló una verdadera escuela de Medicina. El conjunto de edificios del santuario comprendía salas de ejercicios físicos y estancias especiales para los enfermos. Los asclepíadas o sucesores de Asclepio cumplían sus prácticas en el lugar. El más famoso de estos médicos fue Hipócrates, de quien se decía, era descendiente directo del Dios.
A finales del siglo XIX comenzaron los trabajos de excavación del yacimiento de este santuario y se extendieron hasta mitad del siglo XX. Antes de adoptar al dios griego Asclepio, al que llamaron Esculapio, los romanos veneraban desde el 435 a. C. a Apolo como protector de la salud. Los templos edificados por los romanos para venerar a Esculapio, también  contaban con dependencias para los enfermos y otras dos muy importantes  para la sanación del cuerpo: los gimnasios y los baños. En el siglo II a.C se levantó su santuario en la isla Tiberina, ubicada en el río Tíber. En la actualidad, se conserva en ella, un famoso hospital del siglo XVI.

Las que gustaron

¡A preparar un Gatuzo!

¿Hierba Luisa o Cedrón?

El Che: Un niño que creció

Conociendo la Luna II

¿Quién fue Benazir Bhutto?