¡Esto sí que es una familia!

Los bebés siempre inspiran ternura


El Armadillo, llamado también Tatú, Tatú negro o Tatú carreta, Mulita, Quirquincho o Peludo es un mamífero terrestre perteneciente a la familia  de los desdentados o xenartrales, por lo que se alimenta desde hormigas, insectos subterráneos, gusanos, o carroña hasta crías de conejos o liebres. Pertenece a un orden donde se incluyen otros seres igual de extravagantes, como perezosos y osos hormigueros. Su cola de reptil, sus orejas de mula y su caparazón lo hacen un animal muy particular. Y es precisamente esa armadura la característica distintiva, de la cual ha derivado su nombre más popular.

La adopción masiva de nuevas técnicas conservacionistas de suelo, como es la siembra sin laboreo previo, trajo aparejado cambios en el ecosistema agrícola ganadero, como la disminución de las poblaciones de ciertos animales y plantas o aumento de las mismas en otros casos.

Hecho un ovillo

Un ejemplo representativo de esta situación lo constituye precisamente el Peludo o Armadillo, animal cuyo cuerpo esta protegido por una estructura dura que lo defiende del ataque de enemigos. Formado por una estructura de placas óseas que conforman una serie de anillos que le permiten enrollarse como estrategia defensiva, característica que comparte con los demás armadillos, su caparazón se divide en dos grandes escudos, que se unen en la parte central del dorso, mediante las nueve bandas flexibles que le otorgan el apellido.

Armadillo con pelos o Peludo
Auténtico fósil viviente, el antepasado más antiguo fue descubierto en Argentina y data del paleoceno superior. Pertenecía a los glipodóntidos, criaturas ancestrales que aparecieron hace 70 millones de años, que ha pesar de alcanzar una longitud de 4 metros y un peso de 2.000 kilos, tenían un aspecto que apenas difería del de los actuales armadillos.


Hoy, su tamaño varía según la especie. Está aquel con dimensiones similares a los de una rata, tal es el caso del pichi (Zaedyus ciliatus), con apenas 27 centímetros de longitud, hasta el armadillo gigante de más de 60 kilos de peso. 

De todos los armadillos conocidos, incluidos el peludo, cuyo caparazón está revestido de pelos, y el pichiciego, un animal de ojos muy pequeños que vive en galerías subterráneas en las pampas argentinas; el más abundante es el tatú negro o armadillo de nueve bandas. 


La distribución geográfica de este armadillo es muy amplia y se lo puede encontrar en todo el continente americano, desde Argentina hasta Estados Unidos. En este último fue introducido por los colonizadores que a mediados del siglo XIX cruzaron el río Grande rumbo al Norte. A partir de entonces se expandieron por 15 estados norteamericanos, alcanzando Kansas, Colorado y Florida.


Mulita pampeana argentina
En Texas, en el año 1980 se convirtió en el símbolo del estado, un galardón que no hacía más que reconocer la omnipresencia en aquel lugar y la simpatía que despierta entre los tejanos.

Detrás de su inquietante aspecto se esconde un mamífero muy valorado por los científicos, quienes lo estudian para encontrar un antídoto contra la lepra.
Fuentes:
Ricardo Santiago Katz, Licenciado en Ciencias de la Educación y escritor bonaerense.(Especial para Agencia NOVA)



Las que gustaron

Jin Ji Du Li :Lograr el equilibrio. . .

Tal vez no lo sepas

¡A preparar un Gatuzo!

¿Quién fue Malena?

¡Los guacamayos no se divorcian!