El hipo

Ese raro malestar. . .


Ocurre como consecuencia de una contracción involuntaria del diafragma, músculo que se encuentra debajo de la caja torácica. Este movimiento produce un cierre rápido de las cuerdas vocales y de allí el sonido tan característico que resulta al emitirlo.
Suele aparecer después de beber demasiado rápido o por la ingestión de alimentos picantes y casi siempre desaparece al poco tiempo por sí mismo.


¡Atención!
Sin embargo, en algunos pocos casos, el hipo, surge a raíz de una operación (cirugía) abdominal, o bien puede delatar la presencia de un trastorno irritante de los nervios que controlan el diafragma, como una pleuresía o neumonía.

Sugerencias caseras para detenerlo
Existen “remedios” caseritos para tratar de detener el hipo que de hecho han dado resultados satisfactorios de generación en generación. Yo diría que, el cómo combatir el hipo es un elemento de nuestro folklore, de nuestra tradición.
En mi país, se recurre a:
·    Colocar una cucharadita de azúcar debajo de la lengua y luego beber muy lentamente     un vaso de agua.
·    Llenar un vaso con agua. Retener la respiración durante dos segundos y a continuación beberlo rápidamente.
·     Contener la respiración y contar hasta 7 lentamente
·    Dar un susto al que lo padece, como aparecer diciendo: ¡una araña! (cosa de chicos, lo hacíamos)
·      Beber 7 traguitos lentos de agua tratando de no respirar.
Y otras formas más que, por el momento no recuerdo, pero en las que siempre el beber agua, está presente.

Fuentes:

Experiencia personal y consulta técnica.

Las que gustaron

¡A preparar un Gatuzo!

¿Hierba Luisa o Cedrón?

El Che: Un niño que creció

Conociendo la Luna II

¿Quién fue Benazir Bhutto?