¿Será?


Las vivencias pasadas forjan nuestra actitud frente a la vida.

Somos producto de nuestra educación, de los impactos sociales que vivimos de niños, de los paradigmas que tuvimos, de los ídolos que seguimos, de las costumbres familiares y también del grupo en el que nos desarrollamos, fuera de nuestros hogares, en fin, del mundo en el que nos desenvolvimos. Entonces. . .

Sí de niña veía que:

Tarzán andaba desnudo.

Cenicienta llegaba a media noche.
Pinocho mentía
Batman conducía a 320 Km.
La Bella Durmiente era una vaga. 
Blancanieves vivía con 7 enanos. 
Caperucita no le hacía caso a su mamá.
Betty Boop iba vestida como una prostituta.
Pulgarcito tiraba migas por todas partes y, 
Popeye ¡fumaba hierba! 

¿Cómo quieren que me porte bien después de los 60?
¡Vamos, no me critiquen, demasiado buena salí!
Recordar: el humor que nos mueve a la risa o sonrisa, es salud.


Fuente:Anónimo con algunas modificaciones personales

Entradas populares de este blog

¡A preparar un Gatuzo!

¿Quién fue Benazir Bhutto?

El Che: Un niño que creció