Cafetín de Buenos Aires. . .




Si Buenos Aires tiene algo de embrujo ciudadano, seguro lo encontraremos en sus míticos Cafés, Cafetines o Bares. Tomarse un cafecito, un cortado o un café con leche con medialunas en cualquiera de estos maravillosos lugares, sea en la calle Corrientes, en la Avenida de Mayo, en Florida o frente al Congreso, en cualquiera, nos producirá un regocijo interior, mezcla de infinitas sensaciones impensadas, compartidas con el aroma del buen café, la melancolía propia del tango, la humedad de un día porteño y por sobre todas las cosas, el mágico sentimiento de sentirse acompañado aunque se esté solo










Las que gustaron

¡A preparar un Gatuzo!

¿Hierba Luisa o Cedrón?

Conociendo la Luna II

Una plaza mitológica

El Che: Un niño que creció